El segundo intercalar preocupa a muchos, pero desde luego no a Linus Torvalds

Por: Javier Pastor

second leap
second leap

 

El problema es que ese segundo intercalar ya causó problemas graves en 2012, cuando tuvo que añadirse por última vez. Por ejemplo en la aerolínea Qantas, cuyos ordenadores comenzaron a fallar de forma estrepitosa una soleada mañana de julio de 2012. Los sistemas informáticos de la aerolínea -desarrollados por la empresa española Amadeus IT Group- se vieron afectados por culpa de la vieja concepción del tiempo que tenían los sistemas UNIX originales.

Los responsables de aquel sistema trataron de ajustarse a los calendarios civiles añadiendo ese segundo intercalar al estándar UTC -base del reloj que llevas en la muñeca- cada cuatro años, pero algunos sistemas informáticos no tienen eso en cuenta adecuadamente y como sucedió con el legendario problema del 2000, las posibles consecuencias de una mala gestión del tiempo podrían ser graves para ciertos escenarios.

Linus Torvalds

Linus al rescate

Pero si alguien sabe de esto, ese es Linus Torvalds, creador del kernel Linux -base del sistema operativo que suele denominarse con ese mismo nombre- que no le daba demasiada importancia al problema. Torvalds lamentaba la trágica decisión de los creadores del estándar POSIX, que definía un día con un número exacto de 86.400 segundos, y que luego se contradijeron a sí mismos al forzar a los ordenadores para utilizar ese segundo intercalar que se aplicaba al estánar UTC.

En una entrevista concedida a Wired Torvalds afirmaba que había problemas mucho más graves en este segmento: “cosas como las zonas horarias son actualmente un lío absolutamente horrendo“. Aunque admitía que este segundo intercalar causa algunos problemas en sistemas que tienen que prestar atención a diferencias a largo plazo, “pero el 99,9% de todo el software (y desde luego el 99,9% de todos lo usuarios) nunca tendrán que preocuparse de ello“.

Torvalds también explicaba cómo los problemas que se produjeron en 2012 habían sido corregidos posteriormente, y que “la gente invirtió bastantes recursos en asegurarse de que el sistema funcionara bien después. Esperemos que todo eso haya servido de algo“. El creador de Linux lo tenía claro: no había que darle mucha importancia al tema, y de hecho tenía una idea original sobre cómo afrontarlo:

Para el resto de nosotros, el segundo intercalar ouede ser una excusa para organizar una pequeña fiesta sin sentido para tus amigos más cercanos. Poneos estúpidos sombreros, conseguid un cartel que ponga “Fiesta del Día del Juicio Final del Segundo Intercalar” y poneos borrachos. Parpadearéis y listo, pero al menos tendréis una resaca el día siguiente que os traerá recuerdos sobre ese glorioso pero fugaz segundo extra

Linus en estado puro. Ya sabéis, id preparando la fiesta para el próximo 30 de junio de 2015. Y nada de parpadear a las 11:59 PM y 60 segundos. A ver si al final se os va a escapar ese segundo intercalar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>